Indice

Viejos amigos


José M. Galán

 

 

Depaseo

 

 

Leo unos poemas de Li Yü, el último emperador T’ang. Por ser el último representante de una familia venerada, quienes lo destituyeron le perdonaron la vida y fue recluido en un palacio en el que se dedicó a escribir quizá sus mejores poemas; pero al nuevo emperador no le gustaron algunos de ellos, en los que confundió la nostalgia de Li con unas ganas de recuperar su anterior poderío, y lo mandó a envenenar.

Li Yü se preguntaba en sus escritos

“¿Por qué las cosas idas
engendran tanto dolor?
Ahora el viento de otoño
corre por estepas tan solo
pobladas de musgo.

Esta mezcla como de hilos enredados,
el asombro
por el pasar de las cosas
que no dejan más que un dolor insufrible
que hace que uno se demore y
beba de la propia hartura,
apoyado en la baranda de la galería
observando sin decir palabra
cómo los brotes vuelven otra vez,
y el viento en los bambúes
se parezca al que siempre escuchara
como si nada de lo acaecido
dejara marca perdurable..."

Un año tras otro, todo parece igual, mas, lo que se perdió, ya no tiene remedio. Vuelven las golondrinas, vuelven los brotes de los sauces, vuelve a brillar la luna sobre el sendero... pero hay algo que jamás vuelve.

Es que la flecha tiene un sentido.

Amigos de los que me despedí creyendo que nos volveríamos a ver…, hijos que se van, juventud, fuerzas..., eso que nos dice Li Yü y le costó su sentencia.

Y sigo leyendo:

“No hay modo de mantener la primavera
la golondrina ha envejecido, el ruiseñor, cansado,
no ha vuelto a mi alero...
Lo que nos enseña la primavera que se va:
una vez envejecido, ya nadie vuelve a ser joven.
La brisa es apacible, la luna espléndida…
Si tienes el dinero suficiente, compra sonrisas,
aprovecha lo mejor que puedas tu momento,
¡no esperes a que las flores se hayan marchitado
para cortar la rama!

La luna no es culpable pero,
¿por qué siempre es más brillante
cuando estamos separados de quienes amamos?
En este mundo es muy difícil llegar a la perfección,
sólo espero que ambos tengamos una vida larga
y disfrutemos de la belleza de la luna
aún estando miles de kilómetros separados."

mediados del otoño del 1076, escrito luego de una fiesta, muy borracho, recordando a mi hermano Tzu-yu

 

El mensaje de un amigo, esta actualidad, luego de pasados mil años... ¿cómo es posible?



|Top|