Indice

No estoy en bata comiendo naranjas al sol


Fabián Casas

 

 


Por la mañana 
miro mi cara 
en el espejo del baño. 
Hasta hace un rato, 
resucitada, 
mi madre atravesaba un campo 
con su bata roja. 
Pero ahora estoy despierto: 
finalmente, todo es natural. 
Abro la canilla 
y me inclino para lavarme. 
Siento el ruido del agua 
contra el vientre de la pileta 
-pelos muertos 
en el mármol blanco-. 

 

 

 

|Top|